Como conocí el Hemi-Sync (2)

Creative Commons Image: http://www.flickr.com/photos/14519758@N06/3175886761

Vimos anunciado el curso de fin de semana EXCURSIÓN  I justo al final de un verano horrososo en el que no habíamos podido disfrutar de las vacaciones por cuidar de nuestros mayores,  justo cuando el estrés parecía que iba a poder con nosotros. Y lo mejor era que podíamos acudir a una demostración gatuita para echarle un vistazo a la instructora, a la sala donde se hacía y, sobre todo, a la técnica, ¿qué podíamos perder acudiendo? ¿un par de horas como mucho? Nos hicimos la firme promesa de salir zumbando ante  cualquier detalle mínimo que nos diera mala espina.

Pero no. Fue todo lo contrario.

Nos sentamos para ver una presentación en una gran pantalla y nos proporcionaron unos auriculares inalámbricos para que comprobáramos que había diferentes sonidos en el terminal izquierdo y en el derecho. Luego nos explicaron un poco las características científicas del sistema. Finalmente nos tumbamos en unas colchonetas y escuchamos sonidos increiblemente relajantes. Fue muy agradable y nos pareció que hacer el curso podía valer la pena, así que nos inscribimos.

La verdad es que no podíamos imaginar cuánto nos iba a impresionar ese curso.

(continuará)