¿Por qué soñamos?

Si el hecho de dormir es ya un gran misterio, imagina lo que puede llegar a ser el soñar, esa inmersión en otros mundos, con sus propios personajes, ocurrencias, y reglas muy diferentes a las que operan en nuestra realidad de la vigilia.

Existen muchas teorías para explicar el fenómeno de los sueños, e incluso entre partidarios de una misma corriente, por ejemplo la científica, no se logran poner de acuerdo.

Teniendo personalmente un visión científica, la versión que más me convence fue una interpretación que leí alguna vez en una publicación académica de EEUU, proveniente de una de sus universidades de prestigio, que planteaba lo siguiente: el dormir es una mejora adaptativa o evolutiva del simple descanso – en los mamíferos es una “mejora” producto de la evolución desde el simple descanso cerrando los ojos al sueño profundo de onda lenta – se ahorra energía y el descanso es mucho más profundo. El sueño con contenidos, el “soñar”, no aparece en el mapa terrestre de inmediato, sino que es una nueva “mejora” o “upgrade” a los mamíferos que se especula tiene relación con la integración de las experiencias diarias.

En el caso de los seres humanos esta capacidad viene además con la posibilidad de recordar lo soñado, lo cual es una nueva ventaja dada la rica información psicológica que podemos recoger de estos recuerdos.

El papel del investigador además señala la posibilidad de nuevas “mejoras” que podrían venir, y especula que la lucidez onírica vendría a ser el próximo salto en la evolución del sueño y el dormir, dadas las tremendas ventajas comparativas que la experiencia puede dar a quien la experimenta.

Otras visiones respecto a los sueños son:

La mirada escéptica

Los sueños no son más que el resultado de impulsos aleatorios de las neuronas mientras dormimos, que se producen debido al trabajo organizador del cerebro durante la noche.

La mirada psicológica

Los sueños son una ventana al inconsciente, que se expresa mientras dormimos dado que los filtros de la vigilia no están presentes. Los sueños son una válvula de escape del inconsciente, y se expresan en símbolos, que son su lenguaje propio. Para entenderlos hay que descifrar su mensaje mediante la interpretación.

La ciencia

En general se piensa que los sueños son producto del cerebro intentando encontrar un sentido a los impulsos aleatorios que son bombardeados durante el sueño REM. En todo caso la misma ciencia acepta que son todas las proposiciones solo teorías, dado que aún no se sabe porqué soñamos ni qué son los sueños.

La espiritualidad

En los sueños podemos recibir mensajes tanto de nuestro propio inconsciente, como de otros planos superiores, donde podemos obtener visiones espirituales, y lograr la comunión con Dios. La penetración en este influjo de información y energía nos puede ayudar y guiar en nuestra búsqueda espiritual. En los Yoga Sutras, texto fundamental de la práctica del Yoga, se señala la meditación sobre los sueños como un medio para la iluminación. La práctica del sueño lúcido siempre ha estado presente en las diversas prácticas espirituales alrededor del mundo.