Meditar para calmar la mente

«Vivimos atados a múltiples preocupaciones y con un nivel de estrés muy grande que, por lo general, no es debido a situaciones reales. No es que tengamos un león al lado que nos vaya a comer. Casi siempre nos generan estrés cosas imaginarias que nos creemos. Como si estuviéramos soñando y no nos diéramos cuenta. Es una proyección de futuro constante que nos arrastra», reflexiona Diex, que desde 2011 imparte en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) dos cursos basados en los programas de mindfulness de la Universidad de Massachusetts. Las personas que empiezan a hacer meditación dicen que tienen más capacidad para regular sus emociones y su estrés, y mayor grado de bienestar y serenidad. Que pueden, por ejemplo, hacer la compra o cocinar tranquilamente. No obstante, subraya que los programas de iniciación, como su curso de ocho semanas, «no son un milagro, pero sí te muestran un camino para toda tu vida». ¿Y por qué no intentarlo con Hemi-sync?

Seguir leyendo

Hemi-sync 2014-15 en Getafe

Ya estamos aquí de nuevo, con energías renovadas. Como algunos tenéis las vacaciones en este mes, nuestra primera cita es a finales, para que os dé tiempo a regresar. Tendremos una tarde de meditación con Hemi-Sync® el sábado 27, a las 18:00, muy cerca de la estación de Metro-Sur Arroyo Culebro, en Getafe. Servirá como demostración para los que quieren saber cómo funciona Hemi-Sync® antes de inscribirse en un curso, como práctica para los que ya lo conocen, como fórmula para reunirnos después de estas semanas de asueto. Hacemos juntos tres ejercicios y luego charlaremos con un café. Acabaremos sobre las 21:00. Esta es una actividad gratuita. Si quieres venir, reserva plaza, porque tenemos sitio limitado. ¡¡Nos vemos!!

Seguir leyendo

Meditar unos minutos al día mejora el control de emociones en el cerebro

Imágenes de resonancia magnética revelaron que quienes practican esta técnica ven incrementada su materia gris. Tomar una decisión es una capacidad que tiene que ver con conocer las propias emociones. Esa habilidad de identificar cuáles son las opciones que hay y cómo éstas pueden o no ir de la mano con las necesidades, es una destreza que, biológicamente, se desprende del funcionamiento de la corteza orbitofrontal. Quienes practican la meditación entre 10 y 90 minutos diarios tienen esa y otras áreas cerebrales más desarrolladas. Eso fue lo que un equipo de investigadores de la U. de California en Los Angeles (Ucla), en EE.UU., logró probar con imágenes de resonancia magnética de alta resolución. El estudio, publicado en la revista NeuroImage, aplicó esta técnica a 22 personas que meditaban y 22 que no. De esta forma, se determinó que los meditadores tenían volúmenes significativamente mayores de materia gris en la corteza orbitofrontal, el hipotálamo y el giro temporal inferior, zonas ligadas al control de emociones. Los meditadores practicaban técnicas conocidas como zazen, vipassana y samatha. Estas consisten en establecer una fuerte conexión entre mente y cuerpo mediante la atención a las sensaciones físicas y evitando la irrupción de los pensamientos, lo cual se logra al asumir una posición sentada y respirar profundamente. Las personas habían practicado estas técnicas entre cinco y 46 años, con una media de 24 años, y la mayoría meditaba entre 10 y 90 minutos. En ellos, el aumento del volumen cerebral, dicen los expertos, fue de hasta un centímetro cúbico en las regiones mencionadas. Este índice, según el neurólogo Jorge Villacura, de la Clínica Dávila, puede ser considerado como una cifra “nada despreciable”. Los autores no encontraron ninguna región en la que los no meditadores tuvieran un volumen mayor o más cantidad de materia gris. “Sabemos que…

Seguir leyendo

Meditación

La meditación (del latín meditatĭo, -ōnis) describe la práctica de un estado de atención concentrada sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración. Esa palabra latina originalmente indica un tipo de ejercicio intelectual. En el ámbito religioso occidental, sin embargo, se ha distinguido entre «meditación» y «contemplación», reservando a la segunda un significado religioso o espiritual. Esta distinción se vuelve tenue en la cultura oriental, de forma que al comienzo de la influencia del pensamiento oriental en Europa, la palabra adquiriría un nuevo uso popular referido a la meditación propia del yoga, originada en la India. En el siglo XIX, los teósofos adoptaron la palabra «meditación» para referirse a las diversas prácticas de recogimiento interior o contemplación propias del hinduismo, budismo y otras religiones orientales. No obstante, hay que notar que este tipo de práctica no es ajena a la historia de Occidente, como muestran descubrimientos de vasijas celtas con figuras en postura yóguica. La meditación se caracteriza normalmente por tener algunos de estos rasgos:     Un estado de concentración sobre la realidad del momento presente     Un estado experimentado cuando la mente se disuelve y es libre de sus propios pensamientos     Una concentración en la cual la atención es liberada de su actividad común y es focalizada en Dios (propio de las religiones teístas)     Una focalización de la mente en un único objeto de percepción, como por ejemplo la respiración o la recitación constante de un vocablo o de una sucesión de ellos. La meditación no solo puede tener propósitos religiosos sino estar también enfocada en el mantenimiento de la salud física o mental, e incluso puede tener propósitos de conexión cósmica para encontrar respuestas a esas preguntas universales que a lo largo de la Historia el ser humano ha tenido.…

Seguir leyendo

Incubación del sueño

La incubación del sueño es una técnica que se practica con el objeto de aprender a “plantar una semilla” en la mente, de manera de originar un sueño vinculado a un tópico en particular; ya sea con la intención de recrearse o bien con la intención de resolver un problema. Por ejemplo, una persona podría ir a la cama repitiéndose a sí misma que soñará a cerca de la próxima presentación que debe realizar, o un período de vacaciones que recién tomó. Siendo parecida al sueño lúcido, la incubación del sueño hace focalizar la atención en una cuestión en particular. Muchos estudios han demostrado que este método se torna exitoso, luego de haberlo practicado por un período de tiempo. Por ejemplo, en un estudio llevado a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, la Dra. Deirdre Barrett hace focalizar a sus estudiantes en un problema en particular, como una asignación de tarea no resuelta u otro problema objetivo, durante una semana todas las noches antes que se vayan a dormir; encontrando de esta manera que es perfectamente posible llegar a soluciones novedosas a través de los sueños, las cuales son satisfactorias para el soñador, como así también calificadas como una solución objetiva que permite resolver un problema por un observador externo. En el mencionado estudio, las dos terceras partes de los participantes tuvieron sueños que se dirigieron a los problemas que habían elegido, mientras que una tercera parte alcanzó alguna forma de solución con sus sueños. Otros estudios han encontrado que este tipo de incubación del sueño es efectiva en problemas de índole subjetiva, de naturaleza personal. La Dra. Barrett describe en su libro The Committee of Sleep su estudio acerca de prominentes artistas y científicos quienes se han inspirado a través de sus sueños. Mientras…

Seguir leyendo