¿Tienes problemas para dormir? 2

¿Qué estás haciendo que te impide o dificulta dormir? No pases demasiado tiempo en la cama, ni de día, ni de noche. Levántate para comer, ver televisión, estudiar, discutir con tu pareja, hablar por teléfono, etc. Haz ejercicio en forma regular, pero en la mañana o durante el día, nunca en la noche. Si cuando estás acostado no tienes sueño, no trates de dormirte, porque te puede generar angustia y menos vas a poder dormir. Revisa tu habitación: la luz, el ruido, temperaturas extremas, sobre todo el calor y la humedad, etc., pueden ser la causa de no dormir. Busca el problema y ponle una solución: tapones en los oídos, antifaz, etc. La cama y la ropa que usas para dormir debe  ser cómoda. No tengas la televisión o la computadora en tu recámara, porque el cerebro las asocia con actividad mental y le es difícil «desconectarse». Observa cuáles son tus actividades 2 o 3 horas antes de dormir. Durante ese período, no hagas ejercicio, oigas noticias, veas programas de televisión o leas sobre temas que te mantienen tenso o alerta. Es importante que durante ese tiempo se relaje tanto tu cuerpo como tu mente. Haz alguna actividad relajante antes de dormir: Oír música tranquila, un baño con agua caliente, etc. Ten relaciones sexuales. No tengas un reloj junto a ti, para que no te angusties viendo las horas que pasas sin dormir. Si tienes insomnio, no duermas durante el día. No fumes o bebas alcohol un par de horas antes de dormir. Suspende la cafeína de 6 a 8 horas antes de acostarte. Establece un ritual de sueño.Un ritual ayuda a que la mente asocie ciertas cosas con una disminución de actividad física y mental y se prepare para dormir. Acuéstate siempre a la misma hora. No duermas de…

Seguir leyendo

¿Tienes problemas para dormir? 1

El insomnio en sí mismo, no es una enfermedad; es un síntoma que nos indica que algo está sucediendo en nuestro mundo interno y/o externo y que necesitamos resolverlo. Dormir es una parte muy importante de nuestra vida. Es el momento que utilizan el cuerpo y la mente para descansar, regenerarse y realizar diferentes procesos importantes. Cuando no dormimos, tenemos sueño durante el día. Nos cuesta trabajo concentrarnos, estamos irritables, cansados, etc. Tenemos insomnio cuando, durante un mes o más:     Nos cuesta trabajo quedarnos dormidos al acostarnos.     Nos despertamos en la madrugada.     Nos despertamos varias veces durante la noche.     Dormimos las mismas horas de siempre, pero no descansamos. No todos necesitamos las mismas horas de sueño. Algunas personas necesitan de 9 a 10 horas diarias. Mientras que otras con 5 tienen suficiente. Las personas mayores de 60-65 años, generalmente tienen suficiente con 6 horas. ¿Cómo puedes saber si duermes lo que necesitas? Observando cómo te sientes al despertar y durante el día. El insomnio puede estar causado por:     Malos hábitos para dormir.     Preocupación o ansiedad.     Falta de actividad (una vida muy sedentaria).     Esforzarse demasiado por dormir.     Depresión.     Algunos medicamentos.     Ciertas substancias: alcohol, cafeína, nicotina y algunas drogas.     Dolor.     Menopausia.    Un ambiente inadecuado: ruido, luz, un colchón en mal estado, etc.     Algunas enfermedades como obesidad, hipertiroidismo, presión alta, problemas de próstata, síndrome de piernas cansadas, enfermedades respiratorias, etc Es más importante la calidad de sueño, que la cantidad de horas dormidas. Un buen sueño, es un sueño profundo. Existen 5 etapas en el sueño. En cada una de ellas se producen ciertos cambios físicos y la profundidad del sueño varía. La etapa 4 es la de mayor profundidad y la etapa 5 es en la que…

Seguir leyendo

Incubación del sueño

La incubación del sueño es una técnica que se practica con el objeto de aprender a “plantar una semilla” en la mente, de manera de originar un sueño vinculado a un tópico en particular; ya sea con la intención de recrearse o bien con la intención de resolver un problema. Por ejemplo, una persona podría ir a la cama repitiéndose a sí misma que soñará a cerca de la próxima presentación que debe realizar, o un período de vacaciones que recién tomó. Siendo parecida al sueño lúcido, la incubación del sueño hace focalizar la atención en una cuestión en particular. Muchos estudios han demostrado que este método se torna exitoso, luego de haberlo practicado por un período de tiempo. Por ejemplo, en un estudio llevado a cabo en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, la Dra. Deirdre Barrett hace focalizar a sus estudiantes en un problema en particular, como una asignación de tarea no resuelta u otro problema objetivo, durante una semana todas las noches antes que se vayan a dormir; encontrando de esta manera que es perfectamente posible llegar a soluciones novedosas a través de los sueños, las cuales son satisfactorias para el soñador, como así también calificadas como una solución objetiva que permite resolver un problema por un observador externo. En el mencionado estudio, las dos terceras partes de los participantes tuvieron sueños que se dirigieron a los problemas que habían elegido, mientras que una tercera parte alcanzó alguna forma de solución con sus sueños. Otros estudios han encontrado que este tipo de incubación del sueño es efectiva en problemas de índole subjetiva, de naturaleza personal. La Dra. Barrett describe en su libro The Committee of Sleep su estudio acerca de prominentes artistas y científicos quienes se han inspirado a través de sus sueños. Mientras…

Seguir leyendo

El valor de los sueños

El estudio formal y científico de los sueños se inició hace apenas hace 50 años, con el trabajo de los científicos Nathaniel Klietman y Eugene Aserinsky, quienes estudiaron el sueño de bebés y se dieron cuenta que durante ese período se registraban movimientos rápidos en sus ojos a los cuales denominaron REM (en inglés Rapid Eye Movement); también observaron que durante este período tiene lugar mayor actividad eléctrica en nuestro cerebro que durante el período de vigilia (¡!) Todo mundo tiene un total de 1000 sueños aproximadamente cada año, ya que durante todas las noches tenemos de 3 a 5 períodos REM durante los cuales siempre soñamos ¿entonces por qué muchas personas refieren que nunca sueñan? La respuesta es simple y es que sencillamente no recuerdan sus sueños. La primera etapa de sueño REM tiene lugar una hora y cuarto después de iniciado el proceso de dormir, y dura aproximadamente 5 minutos, estos períodos se dan aproximadamente cada 90 minutos, cada uno de ellos más largo que el anterior, la última etapa tiene una duración entre 25 y 45 minutos. De hecho, la mayoría de nuestros sueños son en color aunque hay algunas personas que sueñan en blanco y negro; entre mayor cantidad de tiempo dediquemos al estudio de nuestros sueños mayor cantidad de detalles recordaremos, entre ellos formas y colores. Pero ¿qué pueden ofrecernos nuestros sueños para aumentar nuestra creatividad y resolver problemas de la vida cotidiana? * Los sueños nos proporcionan información valiosa desde las ideas para la creación de una obra artística hasta las soluciones para un conflicto familiar, escolar, amoroso, laboral, etc. * Hacernos una advertencia con respecto a algo o alguien ¿Alguna vez te has despertado con la certeza de que debes o no debes de hacer algo? ¿O a lo mejor con la seguridad…

Seguir leyendo

Resolver cuestiones en sueños

El tiempo que pasa dormido puede ser sorprendentemente productivo. Cuando el inventor Thomas Edison, por ejemplo, se esforzaba por crear la bombilla eléctrica, cada noche preparaba su subconsciente con preguntas, justo antes de quedarse dormido. Al cabo de unas pocas noches, se le ocurrían las respuestas y nacían sus inventos. Inténtelo usted mismo. Si tiene que resolver un problema concreto, siga los siguientes pasos: 1.     Justo antes de acostarse, practique sus rutinas de descanso, relaje su cuerpo a su manera. 2.     Ahora, introduzca la situacion o cuestión a tratar. Si puede hacerlo por medio de visualización (traer a su menter imagenes y palabras relacionadas al tema  a tratar), será más efectivo. El subconsciente responde más positivamente a las imágenes que a las palabras. Intente evitar el introducir respuestas. Confíe en que su cerebro, su mente subconsciente y en la capacidad intuitiva con la que usted ha sido dotado para encontrar la respuesta correcta. 3.     A la mañana siguiente no despertará necesariamente habiendo encontrado la respuesta revelada. Pero persevere e insista y repita la pregunta a la noche siguiente, y luego cada noche hasta que se presente la solución por sí misma, como sucederá invariablemente.

Seguir leyendo