Demostración técnica Hemi-Sync® dentro de una semana

Próximo sábado 16 de abril a las 19:00

Ya está todo preparado para recibiros.

Os explicaré en qué consiste la técnica. Hay que ponerse auriculares y aprenderéis cómo los sonidos funcionan de forma diferente en el lado derecho y en el izquierdo.

Traed ropa cómoda que no os apriete, que os permita tumbaros en unas colchonetas, porque así  escucharéis un ejercicio de iniciación. Y mejor si os descalzáis.

Es posible que la relajación os produzca sensaciones de calor y/o frío. Os proporcionaré colchoneta, cojín y mantita para que os sintáis cómodos, pero tal vez alguno prefiera traer los suyos propios (de yoga, o de pilates) especialmente si sufrís de la espalda.

El ejercicio que haremos juntos enseña algunas técnicas de concentración, de vocalización y de movilización de energías usuales en los cursos Hemi-Sync®. Finaliza con una relajación apoyada por los sonidos binaurales.

Espero que os guste.

Los interesados pueden contactar conmigo aquí para saber lugar exacto. También por privado en Facebook.

Reuniones de grupo

Creative Commons Image: http://www.flickr.com/photos/95572727@N00/3847792776

Ya sabéis que  ando escasa de tiempo  porque os lo he contado en varias ocasiones. Pero como me encanta esta técnica y sé que practicarla en grupo es un plus, organizo una reunión mensual de practica compartida.

En principio está pensada  para los que ya conocen cómo funciona Hemi-Sync®. Nos vemos el primer jueves de cada mes, durante unos 90-120 minutos y en ellos hacemos una relajación (unas veces guiada y otras más libre), charlamos sobre ella, nos tomamos un cafecito (o similar) y volvemos a nuestras obligaciones respectivas. Es como un paréntesis de paz en el ajetreo de esta vida loca.

La reunión más cercana será el próximo jueves 7 de abril a las 18:30

Ahora, además,  estoy planeando otra reunioncita mensual (esta vez en el fin de semana) para los que viven lejos o tienen horarios muy apretados, especialmente pensada como demostración. Me gustaría que todos los que sentís algún interés o curiosidad sobre el Hemi-Sync® podáis probarlo y haceros una idea. Luego, si os gusta, estáis invitados a todas las reuniones que queráis o podáis. Y, por supuestísimo, a los cursos de fin de semana.

La  próxima demostración tendrá lugar el  sábado 16 de abril a las 19:00.

Los interesados pueden contactar conmigo aquí para saber lugar exacto y qué necesitan traer. ¡¡Nos leemos!!

Curso especial para personas en duelo

Creative Commons Image: 'Lost Dreams Revisited' http://www.flickr.com/photos/12277529@N02/4540205368

Una técnica para el duelo

Hemi-Sync es una técnica que descubrí en 2005 por otra madre sin hijos y que  ha ayudado muchísimo desde entonces a toda mi familia a mejorar emocional y físicamente. Consiste en hacer unas relajaciones guiadas con sonidos y músicas especiales que te llevan a un estado parecido al del sueño.

Esta tecnología sincroniza  los dos hemisferios del cerebro. Hace trabajar al lado izquierdo, más bien analítico, en conjunción con la parte derecha, más intuitiva.  Este fenómeno da acceso a nuestra creatividad innata, pero también abre una ventana a nuestro interior, a nuestro yo oculto.

Ejecutivos de alto nivel, grandes atletas, artistas y algún otro  intentan a menudo conseguir aprovechar ese estado porque es muy productivo. Es difícil de alcanzar, en términos generales, pero se consigue sin mucho esfuerzo y bastante rápido con la asistencia de la técnica Hemi-Sync.

También se puede usar para otros propósitos, como un entrenamiento para ayudar a los que sufren insomnio a recuperar un sueño natural sin pastillas (a mí me funciona); como una ayuda para el estudio y como un extra para la concentración ( nuestro hijo  ha estudiado así toda la carrera y a mí me ayuda en la tarea tediosa de corregir)  … Se está usando en todo el mundo, desde escuelas infantiles, hasta empresas de creativos. La mejor anécdota es la de un monje zen que hizo un curso y se llevó inmediatamente la tecnología a su monasterio para ayudar a los novicios a meditar sin  distraerse. Es también excelente para reducir el estrés (aquí yo también lo corroboro).

Propugna que cada persona que aprende la técnica puede manejar desde el principio la evolución de ese proceso, que puede seguir usándola en su casa a su gusto y conveniencia, que los que la enseñamos no somos maestros, ni guías, ni siquiera instructores. Nos quieren llamar facilitadores para que quede claro que el aprendizaje y la curación psicológica y emocional que surge con esta técnica la hacemos cada uno en nuestro interior, con las herramientas internas que poseemos y que pocas veces supimos que existían.

No pretendo hacer muchos cursos de éstos porque mi trabajo me ocupa muchísimo tiempo, pero tengo un especial empeño en que el primero sea para personas en duelo porque para nosotros esta técnica significó un antes y un después en nuestro proceso.

Más información aquí

Estados alterados de conciencia

Parece  que en este mundo moderno nuestro  se recurre a estimulantes como música estridente, drogas, alcohol, café y tabaco con el único ánimo de calmar la ansiedad o de evadirse. Pero en otras sociedades  los estados alterados de conciencia eran buscados de forma sistemática por otras y muy interesantes razones. Tal vez lo nuestro sea un recuerdo lejano de aquellas prácticas antiguas.

Y es que un estado de consciencia alterado,  el hipnagógico, por ejemplo, ese en que estamos cuando nos despertamos, todavía medio dormidos, todavía poco conscientes, es enormemente creativo.

Es un estado de semiconciencia donde percibimos distintos estimulos que van desde imagenes fuertemente simbolicas, voces, sonidos, música, percepcion de universalidad y otras experiencias de diversa indole, casi siempre las percepciones son clariaudientes o clarividentes, es decir que las percibimos como si fueran la realidad misma.

Einstein y Dalí, por ejemplo, buscaban ese estado a propósito para resolver problemas complejos que se les habían resistido estando plenamente conscientes. Casi todas las personas recuerdan haber solucionado algo pendiente de esa forma.

Para la ciencia más ortodoxa estas experiencias no son más que eso, pseudoexperiencias que como mucho nada más revelan la prolífica actividad del cerebro pero que no guardan ninguna conexion con la realidad más que, al igual que los sueños, ser el eco de las experiencias vividas.

Las creencias ancestrales de muchos y diversos pueblos, sin embargo, y que han llegado hasta nosotros, insisten en que en estados alterados de consciencia  podemos analizar nuestro interior y además de procurarnos un mayor control y conocimiento de nosotros mismos,  solucionar dudas, inspirarnos, calmar las penas y la ansiedad.

Partiendo de las experiencias anteriores, cada cultura ha desarrollado sus propias técnicas para entrar en estados alterados de conciencia. En América del norte por ejemplo, se pueden utilizar baños de vapor llamados inipi o temazcal, que combinan el uso de elementos como el fuego, el agua, el aire, el contacto con la tierra, y el uso de plantas. Para llevarlos a cabo se aprovechan fechas particulares del año y fases lunares (luna llena) o puntos geográficos que se considera, tienen una energía especial. Se recurre además a cantos e instrumentos de percusión. En algunos casos, se puede llegar a consumir plantas psicotrópicas.

En oriente, se han utilizado la repetición de mantras, o se han desarrollado prácticas sexuales de tipo tántrico o taoísta, que potencian la energía orgásmica. También están las técnicas de la meditación, que hacen uso de posiciones corporales y del manejo profundo de la respiración.

Puesto que los estados alterados presentan una visión diferente de las cosas, se puede caer en la cuenta de aspectos que de ordinario se mantienen ocultos. También es posible recibir inspiración para realizar una obra de arte, para resolver un problema matemático, para solucionar un asunto vital que antes nos parecía irresoluble. En otro sentido, el conocimiento que se obtiene es sobre la propia persona, de manera que es posible entenderse y aceptarse mejor, y encontrar el camino sobre el cual continuar desarrollándose.

Ha sido siempre muy citada la experiencia con un estado de ensueño del científico Kekulé en la que por fin pudo dar con la solución a la estructura del benceno después de mucho intentarlo en la vigilia.

Este asunto de los estados alterados de consciencia me ha interesado siempre muchísimo, pero intento guardar dos  cautelas a mi juicio imprescindibles. La primera, no usar drogas y mantener el control de lo que hago; la segunda, no creer que lo que se “conoce” de esta forma es incuestionable.

Así que me sumo a la frase del ya citado Kekulé:

Si aprendieramos a soñar, señores, entonces quizá encontraríamos la verdad… Pero debemos tener cuidado de no publicar nuestros sueños antes de someterlos a prueba con la mente despierta.

La gente que me gusta

Creative Commons Image: 'The Dance of Joy' http://www.flickr.com/photos/31533886@N00/3541918236

Me gusta la gente que piensa y medita internamente.
La gente que valora a sus semejantes
no por un estereotipo social ni como lucen.
La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.
Me gusta la gente que tiene personalidad.
Me gusta la gente capaz de enternder
que el mayor error del ser humano,
es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje,
la solidaridad, la bondad,
el respeto, la tranquilidad, los valores,
la alegría, la humildad, la fe, la felicidad,
el tacto, la confianza, la esperanza,
el agradecimiento, la sabiduría, los sueños,
el arrepentimiento y el amor para los demás y propio
son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

GRACIAS POR SER DE ESA GENTE.
Imposible ganar sin saber perder.
Imposible andar sin saber caer.
Imposible acertar sin saber errar.
Imposible vivir sin saber revivir.

La gloria no consiste en no caer nunca,
sino mas bien en levantarse todas las veces que sea necesario.
Y eso es algo que muy poca gente tiene el privilegio de poder experimentar.

Bienaventurados aquellos que ya consiguieron recibir con la misma naturalidad el ganar o el perder, el acierto y el error, el triunfo y la derrota…

LA GENTE QUE ME GUSTA
de Mario Benedetti.